¿Cómo interpretar la Estrategia de Defensa Nacional 2018 estadounidense?

¿Cómo interpretar la Estrategia de Defensa Nacional 2018 estadounidense?

Imagen relacionada

La semana pasada, el Secretario de defensa;  Jim Mattis publicó la Estrategia de Defensa Nacional 2018 (NDS). Exigida por el Congreso, la NDS sustituye a la antigua Revisión de Defensa Cuatrienal. Sin embargo, difiere de una manera crucial: la NDS es información clasificada; por lo tanto, el documento que el  Sr. Mattis publicó, es un resumen no clasificado de lo que probablemente sea un documento de orientación estratégica más detallado y de gran alcance para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Al desplegar a la mismísima NDS, el Secretario Mattis logra transmitir que esta es su estrategia, no simplemente el trabajo de cientos de empleados diligentes del Pentágono. Ese sentido de pertenencia envía una señal crucial a los altos funcionarios de defensa y a los miembros del Congreso acerca de su respaldo y disposición para facilitar su implementación — lo cual será un reto, sin lugar a dudas.

A primera vista, lo más notable de la NDS es su extensión y su contenido. En 11 páginas, La NDS es aproximadamente un 80% más corta que su predecesor más reciente, la Revisión de Defensa Cuatrienal del 2014. Es una labor encomiable para el Secretario Mattis y su equipo, ya que evitaron en gran medida el fenómeno del árbol de Navidad que plaga a tantas estrategias, donde cada participante pone su propio adorno — o manía — en el documento. Notablemente, la NDS se las arregla para ser a la vez concisa y contundente. La semana pasada, en la Universidad Johns Hopkins — de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados – El Secretario de Defensa Mattis reveló, con su hablar, de que él era tan franco como la propia NDS, y que debe inspirar verdadero temor entre aquellos a quienes les preocupa la Seguridad Nacional de los Estados Unidos: Nuestra ventaja competitiva se ha desgastado en todos los campos de la guerra.

 

Puntos clave a considerar

En la lucha con la serie de dilemas relacionados a la defensa, la NDS consagra alternativas clave que están en gran medida en consonancia con la trayectoria del Departamento de Defensa (algo torpe) en los últimos años. De acuerdo con la estrategia, el ejército estadounidense será capaz de enfrentar a los oponentes de un lado a otro del espectro del conflicto; donde se centrará en Asia-Pacífico y Europa como los teatros prioritarios mientras que contiene el caos en el Oriente Medio; Y se arriesgará en el corto plazo para agilizar la fase de preparación y modernizarse para los conflictos futuros; y, trabajará estrechamente con aliados y socios en todo el mundo.

¿Cómo será el funcionamiento de la seguridad en el futuro?

El diagnóstico de la NDS sobre el entorno futuro de la seguridad está consonó con el análisis comúnmente aceptado de hoy a través de la comunidad de la defensa, al igual que su prescripción para funcionar en ella con eficacia. Mientras que el ejército estadounidense enfrenta cinco grandes desafíos en consonancia con los intereses de la seguridad nacional estadounidense — China, Rusia, Corea del norte, Irán y los terroristas — contrarrestará a los dos primeros a través del espectro del conflicto, incluyendo la priorización a la alta tecnología y la zona gris política-legal, con esta estrategia. Específicamente, esto significa que el ejército estadounidense se inclinará hacia la competencia con China y Rusia, muy probablemente en el mar de la China Meridional, mar de la China Oriental, y Europa, respectivamente. Mientras que la competencia en la forma de contrarrestar a China y Rusia es el tema preeminente de la NDS, la estrategia transmite sutilmente que estos dos desafíos son diferentes, con China,  presentándose como el primero entre iguales.

El Asia-Pacífico y Europa son claramente los principales teatros para el ejército de Estados Unidos en la implementación de la NDS; sin embargo, los contornos de esa priorización — específicamente los ajustes hacia la postura y las inversiones — son vagos en la estrategia no clasificada.  El ejército de los Estados Unidos, según la NDS, mantendrá su presencia en el Oriente Medio, pero tendrá como objetivo centrarse en Asia y Europa a pesar de ello. Esta tensión afectó a la administración anterior y seguramente será difícil de aplicar a corto plazo de la mano personal y hábil de la Secretaria Mattis.

La calcomanía de la NDS ; competir, disuadir y ganar, debe ser vista a través del lente de los principales competidores, y el énfasis sobre la  letalidad/modernización junto a la preparación debe ser comprendida en cómo ayudar a los militares de Estados Unidos a recuperar su ventaja sobre China y Rusia. De acuerdo con esta estrategia, priorizar la preparación del mañana para que los conflictos de la próxima semana vengan a expensas de luchar contra las guerras de hoy contra agentes no estatales.

Operar con éxito en este futuro entorno de seguridad está fuertemente influenciado por los aliados y socios de Estados Unidos, cuyo papel es un elemento clave de la NDS. Al revelar el documento, el Secretario Mattis reflejó que siempre ha ido a la guerra con los militares de otros países a su lado. Al continuar profundizando la planificación estratégica y la interoperabilidad con aliados y socios es un sello distintivo de la NDS; sin embargo, la alienación causada por la administración Trump con varios de los aliados y socios estadounidenses durante el último año sólo lo hará más difícil.

Los puntos realmente flacos

En la lectura de la NDS, los estrategas de defensa se centrarán en sus partes débiles, siendo ellas, la construcción en cuanto a la planificación de la fuerza, la posición general, el empleo, y algunos temas huérfanos que a menudo se abordan.

La planificación estratégica de la fuerzas esboza cómo el ejército de los Estados Unidos será en cuanto a tamaño y forma basadas en las expectativas del Presidente en cuanto a sus habilidades. Si bien las descripciones no clasificadas de la misma raramente satisfacen o aclaran, ya que no explican en detalle los desafíos de la seguridad nacional, los cambios en la planificación estratégica de la fuerza no clasificada desmienten ajustes sustanciales a la creación de la fuerza futura. La NDS de 2018 cambia la planificación estratégica de la fuerza dada por su última versión publicada no clasificada, que hizo hincapié en que los militares sería capaz de derrotar y neutralizar a dos agresores. La nueva dirección se perfila en la derrota de una sola gran potencia, además de un número de diferentes esfuerzos en otras regiones (incluyendo dentro de Estados Unidos). Estos ajustes son astutos y están en consonancia con el énfasis de la estrategia sobre la competencia estratégica.

El ejército de los Estados Unidos está en posición y empleado en todo el mundo; sin embargo, su tamaño, forma y prioridades invariablemente significa que las fuerzas apropiadas no siempre están en el lugar correcto en el momento adecuado. La NDS reveló un modelo operativo global para ayudar a administrar la postura de forma centralizada y hacerla más letal, ágil y resistente, todo en consonancia con la facilitación del énfasis en luchar y ganar conflictos con China o Rusia. Otros aspectos de este modelo también tienen sentido, especialmente las capas de las fuerzas basadas en sus áreas de enfoque, para incluir la protección de la patria, la competencia en el conflicto de la zona gris, la agresión contundente, y el surgir de una guerra abierta. La forma en que este esfuerzo será implementado y logrado será digno de ser visto, no menos importante, ya que los secretarios de defensa anteriores han intentado hacerlo de manera similar. Y, los esfuerzos para alinear la gestión de la fuerza y la planificación — si son exitosos — pueden enlazar  mejor cómo el Departamento administra la fuerza actual consonante con cómo desarrolla la fuerza del mañana. Sin embargo, hacerlo será igualmente difícil.

En la categoría de temas a menudo huérfanos, la NDS aborda dos temas dignos de destacar: Los conceptos operacionales y la educación militar profesional. La inclusión de ambas cuestiones subraya que luchar y ganar en el futuro no es cosa de simplemente implementar una solución material, sino también cómo el ejército estadounidense emplea lo que ya tiene — sobre todo, su gente. El lenguaje del Secretario Mattis sobre la educación militar profesional es uno de los más crudos de la NDS, afirmando que se ha estancado, enfocado más en la realización del crédito obligatorio a expensas de la letalidad y el ingenio. Después de más de 15 años donde la educación era a menudo un respiradero de las luchas en Iraq y Afganistán, el NDS ata directamente el tiempo pasado en el aula al éxito en la lucha de la guerra.

El costo de todo esto

Mientras que  mucho de lo que dice la NDS es correcto, el verdadero cómputo de la misma es imposible de sacar sin antes compararlo con la solicitud presupuestaria, que debería salir en las próximas semanas. Una estrategia que enfatiza competir con China y Rusia, modernizar la fuerza futura y recobrar el ímpetu debe reflejarse en las inversiones del Departamento. En pocas palabras, los ganadores y perdedores deben ser claros en el uso de los planes del Departamento de Defensa sobre cómo va a  gastar 600 mil millones de dólares. Mientras que la NDS esboza una serie de áreas de inversión, incluyendo la tecnología nuclear, espacial, cibernética, y defensa anti-misiles, dice muy poco sobre donde el departamento dirigirá los recursos. La publicación prevista de la nueva Revisión de la Postura Nuclear y la Revisión de la Defensa contra Misiles Balísticos en las próximas semanas incluirán con casi certeza cantidades espectaculares de dólares.

El sesgo hacia la capacidad debe delatar la voluntad de cortar la capacidad, que podría manifestarse en la fuerza de tierra final o en los números de naves, por tomar dos ejemplos. De manera similar, el énfasis en la postura de apuntalamiento en Asia y Europa debería tener un impacto a la baja en las actividades del ejército de los Estados Unidos en el Oriente Medio, África y el hemisferio occidental. Sin embargo, si el presupuesto y las operaciones diarias del Departamento no cambian significativamente, la NDS será inejecutable.

La breve sección de riesgos de la NDS envía un fuerte mensaje  al Congreso sobre la importancia del financiamiento. Sin una inversión sostenida y predecible para restablecer nuestra preparación y modernizar nuestro ejército para que se adapte a nuestro tiempo, perderemos rápidamente nuestra ventaja militar, lo que resultará en una fuerza conjunta que tiene sistemas heredados irrelevantes para la defensa de nuestro pueblo. Hasta la fecha, el Congreso ha mostrado una falta de voluntad para atender preocupaciones similares; Estamos a  la espera de que lo haga esta vez.

En conclusión, la Estrategia de Defensa Nacional 2018 es un intento embriagador de impulsar a los militares estadounidenses aún más rápido en la dirección que ha estado encabezando. China y Rusia deberían leerlo con un ojo preocupante (y tal vez con un vaso de vino chino o vodka).

Resultado de imagen para national defense strategy 2018

 

  • Fuente: https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2018/01/21/how-to-read-the-2018-national-defense-strategy/
Comparte:
error

Deja un comentario