TopoElMolino

¿Cómo los innovadores alcanzan su objetivo?

Las buenas ideas nos llegan como destellos de lucidez

William Duggan

El principal motor de los innovadores, según la obra de William Duggan es el llamado “destello de lucidez” una concepción que ha impulsado los grandes logros en la historia humana y se caracteriza principalmente por pensar racionalmente, por establecer una idea clara y resplandeciente, por ser lenta y llevarse a cabo en situaciones extraordinarias.

El destello de lucidez requiere el reconocimiento de ideas innovadoras para enlazarse con los elementos que intervienen, pero ¿cómo se reconocen estas ideas? En palabras muy sencillas podemos responder: los destellos de lucidez se acomodan a su momento, y lo que usted es.

Esta innovadora concepción ha estado presente en diversas fuentes históricas como la filosofía asiática, la estrategia militar clásica, la estrategia de negocios, la historia de la ciencia y la psicología cognitiva.

Históricamente podemos remontarnos a 1810, como uno de los años -según lo señalado por Duggan- claves en la historia de la estrategia, principalmente por dos razones: en primer lugar, porque la palabra estrategia ingresó al idioma inglés y se profundizó como una disciplina formal de estudio; y en segundo lugar, porque es el año en que Carl Von Clausewitz se convirtió en estratega.

Así mismo, podríamos agregar una tercera razón, sobre la base del éxito de Napoleón Bonaparte, ya que 1810 fue considerado el año de mayor éxito militar para el emperador.

Napoleón Bonaparte fue considerado como uno de los militares y políticos más importantes en la historia Europea, por eso estudiaremos su éxito como uno de los principales innovadores del tema militar

¿Quién es Napoleón Bonaparte?

 

Napoleón Bonaparte nació el 15 de agosto de 1769, en Ayacio, ciudad de la Isla de Córcega.

Desde pequeño resaltó por su carácter vivo y turbulento. A los 11 años se dirigió a París con su padre, siendo admitido en el Colegio de Brienne. En esta nueva etapa manifestó un carácter reflexivo y orgulloso, y sobre esta característica se resalta la siguiente anécdota:

Su maestro le penitenció un día a comer en la puerta del refectorio vestido con un sayal de buriel. En el acto de ejecutarse el castigo de resintió tanto su sensibilidad, que le dio un vómito, seguido de un ataque de nervios de los más violentos que puede experimentar el cuerpo humano. El superior del colegio pasó por casualidad, y tranquilizó a Napoleón librándole del castigo y reconviniendo al maestro por su imprudencia. (Fortian, 1840)

A pesar de su egoísmo interior y su gran sensibilidad, Napoleón fue reconocido en su carrera militar, en la que se destacó por su creatividad y audacia.

Entre sus iniciativas destaca la construcción de fuertes y trincheras en Brienne, lugar al que gente del país asistía para admirar los adelantos del joven.

A lo largo de su juventud, fue desarrollando consecutivamente sus talentos y su profunda cualidad de observador, así como la habilidad de meditar silenciosamente la forma de sacar provecho de convulsiones políticas.

Con tan sólo 17 años fue nombrado subteniente de artillería, un año después teniente y en 1792 Capitán de Artillería.

Posteriormente fue designado Comandante de Batallón por la protección de Barras, actuando en contra del ejército que sitiaba a Tolón (Toulon era el puerto más importante  de la marina francesa en la costa sur de Francia) desplegó su ingenio logrando que la escuadra inglesa abandonara las mejores posiciones que ocupaba, y a pesar de que fue criticado por los objetivos –considerados insuperables- que se proponía, esta idea lo condujo a apoderarse de Tolón.

Otro suceso que demuestra su creciente ambición fue la postura que tomó al estallar la revolución, Napoleón se hizo republicano no por convicción, sino por lo que implicaba este ideal: la fortuna para saciar su ambición.

En este sentido, Duggan expone que se suele entender el surgimiento de innovadores como Napoleón, como resultado de la intervención de fuerzas externas, bien sean la fuerza social, política o económica, las circunstancias que vivió en su infancia y juventud, y los rasgos internos de su carácter.

Sólo estos rasgos explicarían, en situaciones comunes, el ascenso de Napoleón de cabo del ejército a emperador en sólo 10 años.

El ejemplo de los destellos de lucidez que se expresan a lo largo de su vida es evidencian muy bien en la Película “Napoleón” de Abel Gance estrenada en 1927.

Napoleón mira un instante el mapa de Tolón y dirige luego su mirada a lo lejos. El director de la película muestra lo que Napoleón ve en su mente como un remolino de actividad sobre el mapa. Napoleón parpadea, como saliendo de un trance, pone un dedo sobre el mapa y dice: “Cuando sea tomado el fuerte de LAiguillette, los ingleses abandonarán la ciudad. El general estalla en carcajadas, junto con todo el resto de gente. Sin embargo, Napoleón simplemente se queda parado con su rostro en calma. Cesan las carcajadas y se ve claro que con un sencillo vistazo le ha quitado al general ‘la lealtad de todos los presentes.

Lo anterior evidencia el conocimiento de la historia militar como una manera para enlazar el pasado con situaciones presentes.

Napoleón tenía muchos elementos de interés que podría aplicar, pero saber cuáles debían juntarse para cumplir su objetivo era lo que reconocía cada vez que lo visitaba el llamado “destello de lucidez”, y esto ocurrió al liberar su mente, posándose en él la idea que lo llevaba a la victoria, que en el caso anterior fue la estrategia de L’Aiguillette.

Referencias:

DUGGAN, W (2009) “Intuición estratégica: la chispa creativa en la realización humana”. Bogotá- Colombia: Grupo Editorial Norma.

FORTIAN, J (1840) “Historia política y militar en Napoleón Bonaparte, puesta en su verdadero punto de vista”. Barcelona: Imprenta y Librería de Pablo Riera.

 

 

Roxana Rivas

¿Por qué TopoElMolino?

Síguenos en nuestras Redes Sociales

No seas tímido, síguenos y entérate de todo lo que tenemos para ti.

Boletín Informativo

¿Por qué TopoElMolino?