TopoElMolino

Tres ideas sobre la Estrategia de Defensa Nacional de Trump

Resultado de imagen para mattis secretary of defense

El primer documento importante en la política de Defensa de la Administración Trump contiene algunas pistas interesantes sobre el presente y el futuro de las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

El 19 de enero, El Secretario de Defensa; James Mattis reveló el primer documento de la Estrategia de Defensa de los Estados Unidos en diez años. Si bien ha habido un montón de informes provisionales, esta es la primera revisión exhaustiva en una década y el primer documento importante de la política de Defensa proveniente de la Administración Trump.

El Sr. Mattis dice que su propósito con el documento es “procurar un cambio urgente en una escala significativa”. Eso puede ser cierto, pero cuando se retira el envoltorio de la Estrategia de Defensa 2018 de los Estados Unidos, encontramos que los cambios más importantes abarcan las tendencias que ya están en marcha.

Nación contra Nación

El mensaje central del Pentágono: El ejército estadounidense se está reorientando en la lucha contra otras naciones, en lugar de grupos terroristas. Eso significa adquirir nuevos equipos y adoptar innovaciones para que arriben al campo de batalla mucho más rápido. La erosión de la ventaja militar de Estados Unidos frente a China y Rusia, si no se abordan, podría en última instancia, socavar nuestra capacidad de disuadir la agresión, dice el Subsecretario adjunto de Defensa; Elbridge Colby.

Sin embargo, incluso este importante aporte, se siente pasado de moda, es más un reflejo de la realidad en lugar de un cambio de política. Sí, el ejército tuvo que replantear su estrategia, engranaje, y táctica para luchar contra grupos insurgentes en vez de nación-estados, pero el péndulo ha estado pivotando hacia atrás desde hace un buen rato.

Los principios básicos de lo que los cuerpos de ejército llaman a la guerra de maniobras expedicionarias, son la movilidad rápida, los ataques desde ubicaciones inesperadas y la planificación de batallas flexibles. Este ethos fue mal adaptado a las campañas de contrainsurgencia en Iraq y Afganistán, pero un retorno a esta forma de pensar se refleja en el hardware más reciente que los Marines están utilizando: El MV-22 Osprey, artillería ligera, y aviones de combate que no necesitan largas pistas de aterrizaje para operar.

El Pentágono es muy consciente de la amenaza que representan China y Rusia y las armas que venden en todo el mundo. La fuerza aérea, la armada, y el ejército tienen todo el equipo moderno pensado, para enemigos en un futuro próximo. La armada no puso en operación nuevos aviones de caza de submarinos en el aire para luchar contra los terroristas, después de todo.

El documento hace evidente que mantener a los grupos terroristas bajo los pies seguirá siendo un esfuerzo continuo dentro del Documento de Defensa. Las operaciones anti-terroristas en la era  Obama se definieron mediante el uso del poderío aéreo para respaldar a las milicias aliadas en el Oriente Medio y los ataques con drones para frustrar a los terroristas en otros lugares. Es de esperar que este tipo de operaciones continúen.

El MV-22 Osprey ; capaz de despegue vertical y aterrizaje como un helicóptero y un vuelo relativamente rápido hacia adelante como un avión de apoyo.

Lo que el Pentágono puede aprender de Silicon Valley

Una pregunta que sobresale es cuál será la mejor manera de modernizar a los militares y acelerar el lento y costoso proceso de conseguir la nueva tecnología, el equipo y las armas en servicio.

No podemos aspirar al triunfo en los conflictos del mañana con las armas o el equipamiento del ayer, dijo Mattis a los periodistas. Esta es una súplica a la modernización de un ejército que opera con aviones de 50 años de edad, barcos que están navegando a través del retiro, y  misiles nucleares que dependen de la tecnología construida en la década de los 70.

Esto hace eco de la actitud de los del Pentágono que abogan por un enfoque más moderno del desarrollo. Quieren utilizar productos disponibles en el mercado siempre que sea posible, haciendo que el software sea fácil de actualizar manteniendo el mismo hardware en su lugar. Otra causa: El despliegue de nuevas mejoras en cuanto están listas, de la misma manera que las aplicaciones se descargan en los teléfonos cuando están disponibles.

La creación de prototipos y la experimentación deben utilizarse antes de definir los requisitos, reza el documento. La electrónica y el software de plataforma deben estar diseñados para ser reemplazados rutinariamente en lugar de configuraciones estáticas que duren más de una década.

Este ethos también crea más oportunidades para las empresas más pequeñas y vanguardistas. La apertura de una competencia entre los mercados más pequeños — como los desarrolladores de aplicaciones — podría aportar soluciones más innovadoras y emprendedoras para soportar los problemas de la industria de la defensa.

Resultado de imagen para silicon valley

Silicon Valley; región en San Francisco, California, que se considera el centro tecnológico de los Estados Unidos.

¿Están los Estados Unidos realmente estancados en ser imparciales?

El documento dice que la nación está emergiendo de un período de atrofia estratégica. Esto es delicado, ya que el ejército estadounidense ha estado involucrado en lo que es una especie de renacimiento en la guerra táctica. La lucha constante en lugares como Afganistán e Iraq ha enseñado al Pentágono muchas lecciones en las últimas dos décadas: Sobre cómo usar robots terrestres, ataques y drones de reconocimiento; cómo rastrear y destruir objetivos individuales desde el aire; el valor de los tanques optimizados para la guerra urbana; y vehículos de fuerzas especiales y paracaidismo guiado para el reabastecimiento. Estas son útiles herramientas  para cualquier conflicto que se avecine, sin importar la sofisticación del enemigo

Es cierto que las armas estratégicas en el arsenal de Estados Unidos parecen sin variaciones en comparación. Pero el vital trabajo de la investigación sobre estas plataformas ha continuado; basta con mirar a las armas hipersónicas, aviones espaciales militares, y los planes para un nuevo bombardero furtivo. Incluso, las mejoras a los misiles nucleares han sido estudiadas, propuestas y financiadas.

Las nuevas tecnologías incluyen la informática avanzada, el análisis de grandes datos, la inteligencia artificial, la autonomía, la robótica, las armas de energía dirigida, las hipersónicas y la biotecnología, dice el documento. Son precisamente estas mismas tecnologías las que auguran que seremos capaces de luchar y ganar las guerras del futuro. El documento falla en mencionar, que más dinero sólo conducirá a una mayor innovación en estos grandes programas, solo si la innovación estimulada por las urgentes exigencias del campo de batalla, puede ser importada a estos proyectos mucho más grandes.

Existe un factor que sobresale en la versión publicada que describe al documento: La biblioteca del Pentágono está llena de documentos que fueron anunciados con gran fanfarria, pero en última instancia fueron ignorados o descartados. Los funcionarios afirman que la Estrategia de Defensa Nacional no será una de esas.

Eso estará por verse. El hecho de que haga referencia a algunas prioridades que ya están en marcha, mejora las posibilidades de que esta estrategia funcione, o al menos parezca que ha funcionado.

 

Resultado de imagen para B-2 Spirit

El  B-2 Spirit: Aún luego de su primer vuelo en 1989, sigue siendo un emblema de la tecnología furtiva en bombarderos.

 

Fuente : http://www.popularmechanics.com/military/research/a15639067/national-defense-strategy-trump-mattis/

 

Manuel Celis

¿Por qué TopoElMolino?

Síguenos en nuestras Redes Sociales

No seas tímido, síguenos y entérate de todo lo que tenemos para ti.

Boletín Informativo

¿Por qué TopoElMolino?